Prótesis

La prostodoncia o rehabilitación protésica busca la restauración de los tejidos dentarios perdidos. En casos con grandes caries, desgastes, fracturas u otras situaciones, puede ser necesaria la colocación de prótesis tras el tratamiento conservador.
Prótesis fija
Prótesis
La prostodoncia se divide en: prótesis fija (coronas o puentes) y removible (de quitar y poner). A su vez, ambos tipos pueden estar soportados sobre dientes o sobre implantes.

Planificación

Los tratamientos de prótesis suelen ser diagnosticados en el mismo momento de la primera visita, pero casos más complejos exigen también una planificación posterior.

En estos casos seguimos un protocolo mixto analógico-digital, en el cual tras tomar modelos de la boca los montamos en un articulador que simula los movimientos de la mandíbula. En casos de prótesis total removible (dentaduras) esto puede ser suficiente, pero en prótesis fija con alta demanda estética añadimos la planificación digital

Para la planificación digital tomamos una serie de fotografías y tras analizar detalladamente todos los defectos y virtudes de su sonrisa, nos ayuda a abordar de forma correcta el tratamiento. Además ofrece una visión aproximada de cómo quedará el tratamiento antes de realizarlo (el color y ciertos detalles pueden variar). Por último, sirve también de comunicación con el laboratorio dental, para que confeccione la prótesis lo más similar posible a lo planificado.

Tratamiento

Tras la planificación se llevará a cabo el tratamiento. Este difiere en gran medida de si se realiza sobre dientes o sobre implantes y si se trata de prótesis fija o removible, pero termina con la colocación de la prótesis y la restitución de la función y la estética.

Mantenimiento

Como los dientes, las rehabilitaciones protésicas necesitan de un cuidado y una higiene especial. Le informaremos de como realizarla en la clínica. Es necesario acudir a las visitas de mantenimiento para comprobar el buen estado de la prótesis.